Patagonia NO nuclear

Encuentra una campaña

Campañas (6)

  • Viedma
    Patagonia NO nuclear
    De esta decisión depende nuestro futuro y el de las próximas generaciones. Está comprobado en el mundo entero que la energía nuclear producida y sus desechos son altamente contaminantes y perjudiciales para la vida de nuestro planeta y la de todas las especies que lo habitan.
    68 de 100 Firmas
    Creado por Shirley Siegenthaler
  • Viedma
    NO a la planta nuclear en La patagonia
    El riesgo de accidentes, la generación de residuos altamente radiactivos y la proliferación de armamento nuclear son sólo algunas de las razones por las cuales es indispensable el abandono de la energía nuclear. Habitualmente, la industria nuclear se presenta como una fuente de energía pujante que continúa creciendo, tanto en los países industrializados como en los países en desarrollo. Sin embargo, la participación de la energía nuclear es una gran amenaza y todavía se la quiere imponer en el mundo. Aún en aquellos países que son utilizados como ejemplos de “casos exitosos”, la energía nuclear ha fracasado en cuanto al cumplimiento de las promesas formuladas. En realidad, detrás de la cortina de los programas nucleares civiles, muchos países pretenden obtener capacidad de fabricar armas nucleares. Hace 50 años la energía nuclear iba a salvar al mundo. Ahora hay que salvar al mundo de la energía nuclear. La energía nuclear iba a ser barata, segura y confiable. En cambio, ha demostrado ser cada vez más costosa, peligrosa e impredecible. Nadie sabe todavía qué hacer con la generación de residuos radiactivos que producen las centrales nucleares, ni con las centrales mismas cuando son cerradas. La energía nucleoeléctrica representa una enorme amenaza para la salud humana y los ecosistemas. Sus riesgos e impactos se extienden desde la minería de uranio, la fabricación de los combustibles nucleares, la propia operación de las plantas atómicas hasta la incesante generación de residuos altamente radiactivos. Su vínculo con la industria de armamentos y sus problemas técnicos y económicos no resueltos hacen necesario un rápido abandono de la opción nuclear.
    23 de 100 Firmas
    Creado por Paola Campos
  • NO a la Planta Nuclear en Patagonia
    No queremos este tipo de plantas en nuestro territorio, queremos que nuestros hijos se críen en un ambiente sano y seguro para ellos. Las experiencias a nivel mundial, Fukushima e Hiroshima, son clara evidencia del peligro que estas plantas potencian.
    156 de 200 Firmas
    Creado por Victoria Fernández Picture
  • NO a una central nuclear en Patagonia
    Nadie necesita crecer en la Patagonia para saber de sus encantos. Sus paisajes, su fauna marina y terrestre la distinguen, sus productos de exportación son únicos en el mundo, sus importantes reservas de agua pura la caracterizan. No podemos permitir apostar todo, por "la mayor inversión de la historia" a cambio de toneladas de residuos nucleares, (que no estamos preparados para almacenar ni tratar), de los riesgos de recalentamiento y liberación de gases sumamente tóxicos (exponiendo a GRAVE RIESGO la salud de la gente). ¿QUEREMOS SER LA SECUELA DE CHERNOBYL? Y como si todo fuera poco, el endeudamiento económico en el que nos veremos obligados a someternos como ciudadanos representados por inescrupulosos que toman estas decisiones tan a la ligera, jugando con el futuro de todos los argentinos. LUCHEMOS POR LA ENERGÍA RENOVABLE, QUE ES ALTAMENTE VIABLE EN LA ZONA. POR FAVOR, ENTREMOS EN RAZÓN, NO DEJEMOS QUE NINGÚN POLÍTICO DE TURNO JUEGUE CON EL PRESUPUESTO, LA NATURALEZA, EL FUTURO Y LA VIDA DE LOS ARGENTINOS Y DE LA HUMANIDAD. Unámonos en esta noble causa. ¡Digamos NO a la energía nuclear en la Patagonia!
    142 de 200 Firmas
    Creado por Daniela Urrutia Picture
  • ¡Firma! NO a la planta nuclear en la Patagonia
    En 2011, un terremoto, que se cree fue una réplica del terremoto de 2010 en Chile, creó un tsunami que causó un colapso en la planta nuclear de TEPCO en Fukushima, Japón. Tres reactores nucleares se derritieron y lo que sucedió después fue la mayor liberación de radiación al agua en la historia del mundo. Fukushima sigue produciendo 300 toneladas de desechos radiactivos en el Océano Pacífico cada día. Continuará haciéndolo indefinidamente ya que la fuente de la fuga no puede ser sellada ya que es inaccesible tanto para humanos como para robots debido a temperaturas extremadamente altas. No debería sorprender, pues, que Fukushima haya contaminado todo el Océano Pacífico en sólo cinco años. Este podría ser el peor desastre ambiental en la historia de la humanidad y casi es mencionado por los políticos, los científicos convencionales, o por las noticias. Es interesante notar que TEPCO es una filial de General Electric (también conocida como GE), una de las compañías más grandes del mundo, que tiene un control considerable sobre numerosas corporaciones de noticias y políticos. ¿Podría explicar esto la falta de cobertura de noticias que Fukushima ha recibido en los últimos cinco años? Todo el ecosistema oceánico en esa área está en peligro. Sin embargo, funcionarios del gobierno dicen que Fukushima no es culpable a pesar de que la radiación en el atún de Oregon se triplicó después de Fukushima. En 2014, la radiación en las playas de California aumentó en un 500 por ciento. En respuesta, los funcionarios del gobierno dijeron que la radiación provenía de una misteriosa fuente «desconocida» y no era motivo de preocupación. Sin embargo, Fukushima está teniendo un impacto más grande que sólo la costa del oeste de Norteamérica. Los científicos ahora están diciendo que el Océano Pacífico ya es altamente radioactivo y en la actualidad es por lo menos 5-10 veces más radioactivo que cuando el gobierno de los EE.UU dejó caer numerosas bombas nucleares en el Pacífico durante y después de la Segunda Guerra Mundial. ¿Vamos a seguir contaminando al planeta?
    25.738 de 30.000 Firmas
    Creado por jennifer cerezuela
  • ¡Pobre patagonia!
    Estimados amigos, desde hace sesenta años que, ya como residente, ya como viajero estoy vinculado estrechamente a la patagonía Argentina. Hoy escribo esta nota como formal habitante de El Bolsón, Río Negro. Este lugar en particular, así como toda la zona del norte patagónico, a sufrido (nunca mejor empleado el término) la radicación masiva de miles de soñadores de todo porte y calaña. Están aquellos que vienen provistos de los capitales que su suerte y trabajo les han proporcionado en otros sitios, como los otros muchos que intentan rescatar el pasado hippie de los años setenta, arribando a estos lugares con lo puesto, y portadores de inútiles esperanzas de grandeza. Los primeros adquieren predios, usualmente rurales y de poca superficie, para realizar su aventura. Sobre estos, y sin intento de plagio sobre un conocido cuento de la Comarca Andina, debo decir que su ignorancia y desaprensión a costado miles de árboles de flora autóctona, y de una casi imposible reforestación. Construyen su casa, para lo cual ya ha habido el correspondiente desmonte, luego viene el ensanchamiento necesario sobre la original picada, con más desmonte, la "pampita", y así sigue la cosa, el establo, los corrales, la huerta, etc, etc. Si multiplicamos esto por cientos (no me atrevo a afirmar que son miles, aunque yo lo crea), tendremos (ahora sí) miles de ejemplares de cipreses, ñires, maitenes, y demás desaparecidos para siempre. El ignorante, precisamente por serlo, debe ser estrictamente controlado, animales ovinos, equinos, porcinos y bovinos, destruyen, junto con los renuevos, las posibilidades de supervivencia del ya tan dañado bosque andino patagónico. Sobre los ilusionados que vienen a "hacer la patagonia", sin un peso, sin estar preparados para las profesiones qué "podrían" hacer falta en el lugar, y sin muchos "sin". Terminan suplicando en patéticos avisos y carteles, un lugar donde alojarse a cambio de un dudoso cuidado del mismo. Pero resulta que estas personas, que no se han ilustrado sobre el sitio al cual migraban, previo sencillo trámite de cambio de domicilio, son futuros votantes de autoridades locales, así vemos que en los últimos años se hubieron producido mas de setenta tomas de propiedades tanto estatales, como privadas; algunas realmente extensas sobre las cuales no ha habido ninguna gestión de desalojo. Quien esto esto suscribe, ha tenido la oportunidad de ver lo que fuera "el hermoso pueblo" de San Carlos de Bariloche, convertido hoy en una espantosa ciudad que la biosfera no soporta. Con una creciente inseguridad, su lago contaminado, y ampliamente surcado por todo tipo de embarcaciones, el desarrollo de las antes inexistentes villas miserias, más su inseguridad, más drogas, y mas.... Pero resulta que hoy es una ciudad "en desarrollo" cuyo crecimiento augura un futuro lamentable y un desempleo que ya se hace notar. Ese es el gran espejo en que en el presente nos miramos en la ya "ciudad" de El Bolsón. "Todo es posible", según el arte de la política. Y tan posible es, que hoy observamos un latifundio de 12.000 ha. adquirido por un extranjero en zona de frontera. Sería muy interesante que nuestros políticos se notificaran de qué es lo que ocurre en los pueblos alpinos, o en las grandes ciudades europeas, donde, en esta, y otras materias, solo se cumplen las normas (por cierto muy estrictas) en virtud de las costumbres adquiridas por el buen criterio y la educación. Ah, y donde la radicación, está absolutamente restringida.
    14 de 100 Firmas
    Creado por Carlos Alberto